consultoría y formación en seguridad alimentaria
TwitterFacebook

Curso de Manipulador de Alimentos Valencia

MANIPULADOR DE ALIMENTOS

Es importante ser un profesional bien formado. Si necesitas trabajar con alimentos, necesitas el Curso de Manipulador de Alimentos Valencia. Encuentra tu horario y conviértete en un profesional cualificado.

Curso de Manipulador de alimentos en Valencia

Objetivos del curso

Con este Curso de Manipulador de Alimentos Valencia queremos recalcar a los manipuladores de alimentos su papel esencial a la hora de evitar problemas de salud a los consumidores, como consecuencia de que éstos consuman alimentos en mal estado por una incorrecta manipulación.

Es por ello que la higiene tanto del personal que está en contacto con los alimentos como la de sus centros de trabajo debe convertirse en algo fundamental para todos.

En este Curso de Manipulador de Alimentos Valencia les enseñaremos también las diferentes causas por las que un alimento puede llegar a contaminarse, las enfermedades que pueden provocar a las personas que los ingieran y por último, las técnicas para se emplean para que los alimentos se conserven adecuadamente.

El temario básico puede ser ampliado con alguna de las especialidades que hemos incluido con el fin de dar una formación específica a los profesionales de los siguientes sectores: COMIDA PREPARADA – HOSTELERÍA – CARNICERÍA – PESCADERÍA – FRUTERÍA – PANADERÍA.

Ver el temario del curso

¡Aprovecha nuestras ofertas.!

PRÓXIMAS FECHAS

Resumen de precios

EDUCALIA  Calle Montdúver, 9, 46025 Valencia

Otros cursos en Valencia

Contaminación cruzada

Un punto incluido en nuestro temario del Curso de Manipulador de Alimentos Valencia es la contaminación cruzada.

La contaminación cruzada hace referencia a cómo los alimentos pueden verse contaminados al estar en contacto con otros. Normalmente, la mayoría de las bacterias presentes en los mismos suelen desaparecer cuando son cocinados o cuando son lavados de forma correcta. Pero si posteriormente, esos mismos alimentos se colocan junto a otros que todavía no lo han sido pueden acabar contaminando a los primeros.

Imaginemos por ejemplo que hervimos un pescado y que después, lo colocamos junto a una lechuga que todavía no ha sido lavada. Lo que puede suceder es que el pescado puede ser contaminado por la lechuga. Esto es lo que se denomina recontaminación.

Las bacterias de un alimento pueden pasar a otro no sólo por contacto directo entre ellos sino también a través de las manos de los manipuladores, de los utensilios que éstos emplean para cocinarlos o de las superficies en los que los colocan. Podemos evitar la contaminación cruzada tomando una serie de precauciones muy básicas:

– Separando los alimentos crudos de los que ya han sido cocinados, no sólo mientras están siendo preparados sino también cuando son almacenados.
– Lavándose correctamente las manos
– Guardando por separado los alimentos después de ser comprados en las neveras o cámaras frigoríficas.
– Empleando utensilios y recipientes distintos para cada tipo de alimento, en función de si ha sido cocido o si está crudo. Si no podemos hacer esto, limpiando adecuadamente los mismos.

Con el cuidado oportuno podemos evitar desagradables sorpresas que pueden acabar contaminando un producto alimenticio, especialmente si somos profesionales que servimos o cocinamos para nuestros clientes. Es cierto que siempre existen riesgos pero si nos acostumbramos a implantar estas buenas prácticas en nuestros centros de trabajo, los reduciremos al mínimo.