consultoría y formación en seguridad alimentaria
TwitterFacebook

Curso de Manipulador de Alimentos en Bilbao

MANIPULADOR DE ALIMENTOS

Curso presencial de 3 horas lectivas (1 sesión)Curso de Manipulador de alimentos en Alicante

Objetivos del curso

En este curso, mostraremos a nuestros alumnos la importancia de mantener una adecuada higiene tanto personal como en el lugar de trabajo y las negativas consecuencias que puede tener para la salud de las personas los alimentos que han sido contaminados por una incorrecta manipulación de los mismos.

Concienciaremos a los asistentes de la responsabilidad que tienen a la hora de emplear los alimentos correctamente y de las enfermedades que pueden causar a las personas que los ingieran en caso de que estén contaminados.

Para evitarlo, les enseñaremos también las técnicas que hay que emplear para la adecuada conservación de los alimentos y los diferentes motivos por los que los alimentos pueden acabar siendo contaminados.

Temario del curso

Contamos con diferentes especialidades para que nuestros alumnos puedan conocer todo lo referente al sector en el que desempeñan sus labores: COMIDA PREPARADA – HOSTELERÍA – CARNICERÍA – PESCADERÍA – FRUTERÍA – PANADERÍA

Ver el temario del curso

¡Aprovecha nuestras ofertas!

PRÓXIMAS FECHAS

Resumen de precios

CENTRO DE ESTUDIOS INATEC – C/ General Eguia 13, 48010 (Bilbao)

Otros cursos en Bilbao

La formación y la seguridad alimentaria

Uno de los temas que tratamos en el curso de Manipulador de Alimentos es el de los factores de crecimiento de los microorganismos. Se trata de organismos vivos que para su desarrollo, requieren unas determinadas condiciones.

Hay varios factores que son fundamentales en ello: la temperatura, la humedad, la acidez y por último, la presencia de nutrientes.

En cuanto a la temperatura, gran parte de los microorganismos que pueden acabar produciendo enfermedades en las personas se desarrollan en temperaturas similares a las de los seres humanos y precisamente por esta razón, cuando ingerimos un alimento que se haya contaminado, los microorganismos que se encuentran en éste pueden acabar creciendo dentro de nosotros provocándonos una enfermedad.

Cuando la temperatura es muy elevada, los gérmenes y otros microorganismos encuentran dificultades para su desarrollo y la mayoría de ellos muere cuando se alcanzan los 100º C. Por eso, cuando hervimos o cocemos los alimentos antes de servirlos en la mesa, desaparece el riesgo de ser contaminados por algún germen que se encuentra en ellos. Lo mismo sucede con las bajas temperaturas ya que éstas impiden que crezcan rápidamente y que se multipliquen.

Por este motivo, tanto en los frigoríficos como en los congeladores, los alimentos permanecen en óptimas condiciones de manera prolongada en el tiempo.

En cuanto a la humedad, en los alimentos que tienen un bajo contenido en agua es más difícil encontrarnos con este tipo de microorganismos. ¿Por qué? Porque el agua es uno de los elementos fundamentales para que pueda desarrollarse la vida y por lo tanto, cuanto mayor sea la cantidad de agua que posee un alimento, más probabilidades habrá de que los gérmenes se acaben desarrollando en él. Ejemplos de alimentos con poco agua son el aceite o las legumbres.

Por lo que respecta a la acidez, gran parte de los gérmenes tienen más facilidad para desarrollarse en ambientes o medios con pH neutro o próximo a éste. Esto es lo que ocurre con la carne y con el pescado, por ejemplo. Pero no siempre es así.

Dependiendo del microorganismo en cuestión, puede ocurrir que crezcan en alimentos ácidos (que son los que tienen pH más bajos). Por ejemplo, es lo que sucede con el moho en algunas frutas y hortalizas.

Por último, en lo que se refiere a los nutrientes, éstos son fundamentales para que los gérmenes se multipliquen. Y según el tipo de microorganismo, necesitará uno u otro nutriente para que pueda desarrollarse.

Por ejemplo, las bacterias necesitan proteínas y por ello se desarrollas más rápidamente en los lácteos y en los huevos. Y los hongos, necesitan azúcares y por ello es fácil encontrarlos en algún tipo de frutas.