consultoría y formación en seguridad alimentaria
TwitterFacebook

Curso de Introducción al Sistema APPCC en Alicante

SISTEMA APPCC PARA MINORISTAS

Profesionales con un alto conocimiento de la reglamentación alimentaria que regula todas las actividades que dependan de ella, ese uno de los objetivos del curso. Encuentra tu horario y conviértete en un profesional cualificado.

Objetivos del curso

Los objetivos del curso de Introducción del sistema APPCC en Alicante pretenden que los asistentes conozcan el marco legislativo que regula la higiene alimentaria de manera general en Europa y más concretamente, en España. Que sepan interpretar toda la información contenida en una etiqueta. Introducción al concepto “autocontrol”. Y por último, aprender los prerrequisitos del sistema APPCC.

Puedes ampliar la información viendo el temario del curso. Aprovecha nuestras ofertas.
Ver el temario del curso

Diseño Higiénico de instalaciones

Uno de los puntos incluidos en éste curso de Introducción al sistema APPCC en Alicante, es el diseño higiénico de las instalaciones. En el caso concreto de los establecimientos de alimentos, la cocina es el centro neurálgico. Por eso, diseñarla y gestionarla de una manera higiénica es fundamental para garantizar el buen funcionamiento de esta clase de negocios. El diseño higiénico debe tener en cuenta todos los aspectos que influyen en la elaboración de productos que sean seguros para su consumo, como por ejemplo:
- superficie y zonas
- materiales empleados en la estructura
- muebles, máquinas y utensilios empleados
- ventilación, iluminación y suministro de agua

Si no se tienen en cuenta estos factores a la hora de planificar el diseño, nos podemos encontrar con algunos problemas cuya resolución posterior será más laboriosa y costosa.

Una mala ventilación provocará que los trabajadores no estén cómodos en sus centros de trabajo y que al final, estén más pendientes de secarse el sudor o beber agua que de cuidar la higiene de la cocina. Si los muebles no están correctamente colocados o si los trabajadores no tienen fácil acceso a los mismos, al final se acabará acumulando suciedad con el consiguiente riesgo para los alimentos.

Lo mismo puede ocurrir con el lavadero: si está situado en una zona incomoda o si no tiene las dimensiones adecuadas, los trabajadores posiblemente acaben por lavarse las manos menos veces de las necesarias. Otro punto que está incluido en el diseño higiénico de las instalaciones es diferenciar y separar los ambientes fríos de los cálidos. Puede parecer una tontería pero es muy importante que las máquinas o aparatos que desprendan calor estén conveniente separados que los que producen frío. De esta forma, nos aseguraremos que se mantienen las condiciones adecuadas para la conservación de los alimentos.

En cuanto a la distribución del espacio, es recomendable evitar los sitios estrechos, pasillos, escalones, rampas con pendiente pronunciada. Cuánto más diáfano sea el espacio mejor, porque los trabajadores desempeñarán de manera más cómoda sus labores y podrán acceder fácilmente a los espacios para su limpieza y correcta utilización en lo que respecta a la conservación de los alimentos.